Книга или автор
0,0
0 читателей оценили
243 печ. страниц
2019 год
16+

CAPÍTULO TRES

Thor cabalgaba con cautela por el sendero del bosque; Reece,  O'Connor, Elden y los gemelos iban a caballo junto a él, Krohn muy de cerca, mientras todos emergían del bosque al otro lado del Cañón. El corazón de Thor se aceleró con anticipación cuando finalmente llegaron al perímetro del espeso bosque. Levantó una mano, indicando a los demás guardar silencio, y todos se detuvieron junto a él.

Thor analizó la gran extensión de playa, de cielo abierto y más allá, el vasto mar amarillo que les llevaría a las lejanas tierras del Imperio. El Tartuvio. Thor no había visto sus aguas desde su viaje de Los Cien. Se sentía raro estar de vuelta otra vez— y esta vez, con una misión que tenía  el destino del Anillo.

Después de cruzar el puente del Cañón, su corto recorrido por el bosque en la selva había sido sin incidentes. Thor había sido instruido por Kolk y por Brom para que buscara un pequeño barco anclado en las costas del Tartuvio, ocultado cuidadosamente bajo las ramas de un árbol inmenso que se cernía sobre el mar. Thor siguió sus instrucciones exactamente, y cuando llegaron al perímetro del bosque, vio la embarcación, bien escondida, lista para llevarlos a donde necesitaban ir. Se sintió aliviado.

Pero entonces vio a seis tropas del Imperio paradas en la arena ante el barco, inspeccionándola. Otro soldado había subido a bordo del barco, atracado parcialmente en la playa, balanceándose en el suave vaivén de las olas. Se suponía que no debería haber nadie ahí.

Era un golpe de mala suerte. Mientras Thor miraba más allá en el horizonte, vio el contorno distante de lo que parecía ser toda la flota del Imperio, miles de negros buques que enarbolaban las banderas negras del Imperio. Por suerte no navegaban hacia Thor, sino hacia una dirección diferente, hacia la ruta larga y circular, para llevarlos alrededor del Anillo, al lado de McCloud, donde habían traspasado el Cañón. Afortunadamente, su flota estaba absorta con ruta diferente.

Excepto por una patrulla. Esos seis soldados del Imperio, probablemente exploradores en una misión de rutina, de alguna manera debieron haberse topado con el barco de esta Legión. Fue inoportuno. Si Thor y los otros hubieran llegado a la orilla unos minutos antes, probablemente ya los habrían abordado y sacado. Ahora, tenían un enfrentamiento en sus manos. No podían evitarlo.

Thor miró hacia arriba y hacia abajo, a la playa, y no vio a otros contingentes de tropas del Imperio. Al menos eso tenían a su favor. Probablemente era una patrulla solitaria.

"Pensé que el barco iba a estar bien oculto", dijo O'Connor.

"Al parecer no lo suficiente", comentó Elden.

Los seis estaban montados en sus caballos, mirando al barco y al grupo de soldados.

"No tardarán en avisar a otras tropas del Imperio", observó Conven.

"Y entonces tendremos una guerra total en nuestras manos", añadió Conval.

Thor sabía que tenían razón. Y no podrían arriesgarse a eso.

"O'Connor", dijo Thor, "eres el que mejor tino tiene del grupo. Te he visto dar en el blanco a quince metros de distancia. ¿Ver eso en la proa? Tenemos una oportunidad. ¿Puedes hacerlo?".

O'Connor asintió con la cabeza; con la mirada fija en los soldados del Imperio. Deliberadamente extendió la mano sobre su hombro, levantó su arco, colocó una flecha y la sostuvo, preparado.

Todos estaban mirando a Thor, y se sintió preparado para liderar.

"O'Connor, cuando dé la señal, dispara. Después atacaremos a los que están abajo. Todos los demás, usen sus armas de arrojar cuando nos acerquemos. Traten de acercarse lo más que puedan primero".

Thor hizo señas con la mano, y de repente, O'Connor soltó la cuerda.

La flecha voló por el aire con un ruido silbante, y fue un tiro perfecto; su punta metálica perforó el corazón del soldado del Imperio. El soldado estaba parado allí, sus ojos se abrieron de par en par por un momento, como si no entendiera lo que estaba ocurriendo; después, repentinamente extendió sus brazos ampliamente y cayó hacia adelante, de bruces, en una zambullida de cabeza, cayendo en la arena con un chapoteo a los pies de sus compañeros, manchando la arena de rojo.

Thor y los demás fueron al ataque, eran una máquina bien aceitada, sincronizados unos con otros. El sonido de sus caballos galopando los delataron, y los otros seis soldados se volvieron y los enfrentaron. Los soldados montaron sus caballos y fueron al ataque, preparándose para reunirse con ellos al centro.

Thor y sus hombres todavía tenían la ventaja de la sorpresa. Thor estiró la mano hacia atrás y lanzó una piedra con su honda y golpeó a uno de ellos en la sien, a dieciocho metros de distancia, mientras estaba a punto de montar su caballo. Cayó de éste, muerto, con las riendas todavía en sus manos.

Cuando ellos se acercaron, Reece lanzó su hacha, Elden su lanza y cada uno de los gemelos sus dagas. Las arenas eran irregulares y los caballos se resbalaban, haciendo que arrojar las armas fuera más difícil de lo habitual. El hacha de Reece encontró su marca, matando a uno de ellos, pero no le pegó  a los demás.

Quedaban cuatro de ellos. El líder se separó del grupo, yendo directamente hacia Reece, que estaba desarmado; había lanzado su hacha pero no había tenido tiempo para sacar su espada todavía. Reece se preparó, y en el último segundo Krohn saltó hacia adelante, mordió al caballo del soldado en la pierna y el caballo se desplomó, su jinete cayó al suelo, salvándose Reece en el último momento.

Reece sacó su espada y apuñaló al soldado, matándolo antes de que él pudiera ponerse de pie.

Así quedaban tres. Uno de ellos vino por Elden con un hacha, balanceando por su cabeza; Elden la bloqueó con su escudo y con el mismo movimiento balanceó su espada y cortó el mango del hacha a la mitad. Elden entonces giró con su escudo y golpeó al atacante en un costado de la cabeza, derribándolo de su caballo.

Otro soldado tiró un mayal de su cintura e hizo pivotar su larga cadena; el extremo con picos de repente se dirigió hacia O'Connor. Ocurrió muy rápido, y no había tiempo para que O'Connor reaccionara.

Thor lo anticipó y fue hacia el costado de su amigo, levantando su espada y cortando la cadena del mayal, antes de golpear a O'Connor. Se escuchó el sonido de la espada cortando el hierro, Thor se sorprendió de lo afilada que era su espada nueva. La bola con pinchos salió volando sin causar daño al suelo y se alojó en la arena, salvando la vida de O'Connor. Después, Conval apuñaló al soldado con una lanza, matándolo.

El último soldado del Imperio vio que estaba en desventaja; con temor en sus ojos, se volvió de repente y se fue, corriendo por la orilla; las huellas de su caballo dejaban profundas marcas en la arena.

Todos ellos pusieron su mirada en el soldado que se retiraba. Thor lanzó una piedra con su honda, O’Connor tomó su arco y disparó y Reece arrojó una lanza. Pero el soldado cabalgó demasiado erráticamente, el caballo se sumergía en la arena, y todos fallaron.

Elden sacó su espada y Thor pudo ver que estaba a punto de ir tras él. Thor tendió una mano y le hizo una señal para que se quedara quieto.

"¡No!", gritó Thor.

Elden se volvió y le miró.

"¡Si sobrevive, enviará a otros tras nosotros!", protestó Elden. Thor se dio vuelta y miró al barco y sabía que tomaría un tiempo valioso cazarlo – tiempo que no tenían. "El Imperio vendrá tras nosotros, pase lo que pase", dijo Thor.

"No tenemos tiempo que perder. Lo más importante ahora es que nos alejemos de aquí. ¡Al barco!".

Desmontaron mientras llegaban al barco y Thor metió la mano en su silla y comenzó a vaciar todas sus provisiones, mientras los demás hacían lo mismo, cargando las armas y sacos de comida y agua. Nadie sabía cuánto tiempo tomaría el viaje, cuánto tiempo pasaría hasta que volvieran a ver tierra – si volvían a verla alguna vez. Thor también llevó comida para Krohn.

Lanzaron los sacos por encima de la barandilla del barco; aterrizaron en la cubierta superior con un golpe seco.

Thor agarró la cuerda gruesa, anudada, que colgaba de un lado; la cuerda áspera que cortaba sus manos y la probó. Colocó a Krohn encima de su hombro, el peso de las dos ponía en prueba a sus músculos y subió hacia la cubierta. Krohn se quejó cerca de su oído, abrazando a su pecho con sus garras afiladas, aferrándose a él.

Pronto Thor estaba encima de la barandilla, Krohn saltando hacia la cubierta – y los demás los siguieron de cerca. Thor se inclinó y vio hacia abajo a los caballos en la playa, que miraban hacia arriba, como esperando una orden.

"¿Y qué pasará con ellos?", preguntó Reece, acercándose a su lado.

Thor se volvió y analizó el barco: tal vez medía seis metros de largo y la mitad de ancho. Era lo suficientemente grande para ellos siete, pero no para sus caballos. Si intentaban llevarlos, los caballos podrían pisotear la madera, dañar el barco. Tuvieron que abandonarlos.

"No tenemos elección”, dijo Thor, mirándolos con nostalgia. "Tendremos que encontrar a otros nuevos".

O'Connor se inclinó sobre el riel.

"Son caballos inteligentes", dijo O'Connor. "Yo los entrené bien. Volverán a casa cuando se los ordene".

O'Connor silbó agudamente.

Al unísono, los caballos se dieron vuelta y escaparon, corriendo por la arena y desapareciendo en el bosque, dirigiéndose hacia el Anillo.

Thor se volvió y miró a sus hermanos, en el barco, al mar frente a ellos. Ahora quedaron varados, sin caballos, no tenían ninguna otra opción mas que seguir adelante. Empezaban a asimilar la realidad. Estaban verdaderamente solos, sin nada más que este barco, y a punto de irse de las costas del Anillo para siempre. Ya no había marcha atrás.

"¿Y cómo vamos a conseguir meter a este barco en el agua?", preguntó Conval, mientras todos miraban hacia abajo, a cuatro metros y medio del casco.  Una pequeña parte de él estaba en el vaivén de las olas del Tartuvio, pero la mayoría estaba en la arena.

"¡Vengan aquí!", dijo Conven.

Se apresuraron hacia el otro lado, donde una gruesa cadena de hierro colgaba sobre el borde, en cuyo fondo estaba una bola de hierro inmensa, varada en la arena.

Conven se inclinó y tiró de la cadena. Gimió y luchó, pero no pudo levantarla.

"Es demasiado pesada", dijo gruñendo.

Conval y Thor se apresuraron y le ayudaron y mientras los tres agarraban la cadena y tiraban de ella, Thor se sorprendió por su peso: incluso con los tres de ellos jalando, solo podían levantarla unos centímetros. Finalmente, todos la soltaron, y cayó en la arena.

"Déjenme ayudar", dijo Elden, avanzando.

Con su enorme tamaño, Elden era más alto que ellos y se inclinó y tiró de la cadena y logró levantar la bola en el aire. Thor estaba asombrado. Los demás se pusieron de pie de un salto y jalaron al unísono, subiendo el ancla treinta centímetros a la vez y finalmente encima de la barandilla y sobre la cubierta.

El barco empezó a moverse, balanceándose un poco en las olas, pero permanecía varado en la arena.

"Las pértigas", dijo Reece.Thor se volvió y vio dos postes de madera, de casi seis metros de longitud, montados a los costados del barco y se dio cuenta de para qué servían.

Corrió hacia Reece y agarró uno, mientras Conval y Conven sujetaban el otro.

"¡Cuando salgamos", gritó Thor, "¡levanten las velas!".

Se inclinaron, clavaron los postes en la arena y empujaron con todas sus fuerzas; Thor gimió del esfuerzo. Lentamente, el barco comenzó a moverse, sólo un poquito. Al mismo tiempo, Elden y O'Connor corrieron hacia el centro del barco y tiraron de las cuerdas para elevar las velas de la lona, elevándolas con esfuerzo, treinta centímetros a la vez. Afortunadamente había una fuerte brisa, y mientras Thor y los demás empujaban contra la costa, luchando con toda su fuerza para sacar a este pesado barco fuera de la arena, las velas se elevaron más y comenzaron a tomar vuelo.

Finalmente, el barco se sacudió debajo de ellos mientras se deslizaba en el agua, flotando, ingrávido; los hombros de Thor temblaban por el esfuerzo. Elden y O'Connor izaron las velas a todo mástil, y pronto estaban dejándose llevar hacia el mar.

Todos soltaron un grito de triunfo, mientras volvían a colocan los postes en su lugar y corrían a ayudar a Elden y a O'Connor a asegurar las cuerdas. Krohn chillaba junto a ellos, emocionado por todo.

El barco estaba a la deriva sin rumbo y Thor se apresuró al timón, O'Connor a su lado.

"¿Quieres tomar el timón?", preguntó Thor a O'Connor.

O’Connor sonrió ampliamente.

"Me encantaría".

Comenzaron a ganar velocidad, navegando por las aguas amarillas del Tartuvio, con el viento a sus espaldas. Finalmente estaban en movimiento, y Thor respiró profundamente. Ya habían salido.

Thor se dirigió a la proa, Reece iba junto a él, mientras Krohn apareció entre ellos y se reclinó en la pierna de Thor, mientras que Thor se agachaba y acariciaba su suave piel blanca. Krohn se reclinó y lamió a Thor; Thor buscó en un pequeño saco y sacó un pedazo de carne para Krohn, quien se la arrebató.

Thor miraba hacia el vasto mar delante de ellos. El horizonte lejano estaba salpicado de barcos negros del Imperio, seguramente rumbo al lado del Anillo de McCloud. Por suerte, ellos estaban distraídos y no podían estar al acecho de un barco solitario que se dirigía a su territorio. El cielo estaba claro, había un fuerte viento a sus espaldas, y continuaron ganando velocidad.

Thor miró y se preguntó qué había ante ellos. Se preguntó cuánto faltaba para llegar a tierras del Imperio, qué podría estar esperando para recibirlos. Se preguntó cómo encontrarían la espada, cómo terminaría todo esto. Sabía que las probabilidades estaban en contra de ellos, sin embargo, se sentía eufórico que finalmente en el viaje, emocionado de estar navegando, emocionado de que habían llegado hasta ahí, y ansioso de recuperar la Espada.

"¿Qué pasa si no está allí?", preguntó Reece. Thor se volvió y le miró.

"La Espada", agregó Reece. "¿Qué pasará si no está ahí? ¿O si se ha perdido? ¿O destruido? ¿O si nunca la encontramos? El Imperio es vasto, después de todo".

“¿O qué pasará si el Imperio descubrió cómo blandirla?", preguntó Elden con su voz ronca, acercándose a ellos. "¿Qué pasará si la encontramos pero no podemos llevarla de regreso?", preguntó Conven.

El grupo se quedó ahí parado, oprimido por lo que les esperaba, por el mar de preguntas sin respuesta. Este viaje era una locura, Thor lo sabía.

Era una locura.

Установите
приложение, чтобы
продолжить читать
эту книгу
261 000 книг
и 51 000 аудиокниг