Книга или автор
0,0
0 читателей оценили
278 печ. страниц
2019 год
16+
5

Jack Mars
Por Todos los Medios Necesarios un Thriller de Luke Stone – Libro 1

Jack Mars

Jack Mars es un ávido lector y fanático de toda la vida del género thriller. POR TODOS LOS MEDIOS NECESARIOS es el thriller de debut de Jack. A Jack le gusta saber de ti, así que no dudes en visitar www.Jackmarsauthor.com para unirte a la lista de correo electrónico, recibir un libro gratis, recibir regalos gratis, conectarte en Facebook y Twitter, ¡y mantenerse en contacto!

Copyright © 2015 por Jack Mars. Todos los derechos reservados. A excepción de lo permitido por la Ley de Derechos de Autor de EE.UU. de 1976, ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, distribuida o transmitida en ninguna forma o por ningún medio, o almacenada en un sistema de base de datos o de recuperación de información sin el consentimiento previo del autor. Este libro electrónico está disponible sólo para su disfrute personal. Este libro no puede ser revendido o dado a otras personas. Si desea compartir este libro con otra persona, tiene que adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si está leyendo este libro y no lo compró, o no lo compró para su uso exclusivo, entonces por favor devuélvalo y compre su propia copia. Gracias por respetar el duro trabajo de este autor. Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, empresas, organizaciones, lugares, acontecimientos e incidentes son producto de la imaginación del autor o se utilizan ficcionalmente. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, es pura coincidencia. Imagen de la cubierta del libro Copyright wavebreakmedia y Michael Rosskothen, usada bajo licencia de Shutterstock.com.

PARTE UNO

Capítulo 1

5 de junio, 1:15 a.m.

Condado de Fairfax, Virginia – Suburbios de Washington, DC

El teléfono sonó.

Luke Stone yacía en la cama entre dormido y despierto. Por momentos, aparecían imágenes en su mente. Era de noche en una carretera vacía barrida por la lluvia. Alguien resultó herido. Un accidente de automóviles. A lo lejos, se acercaba una ambulancia moviéndose rápidamente. La sirena sonaba a alto volumen.

Abrió los ojos. Junto a él, en la mesa de noche, en la oscuridad de su habitación, el teléfono estaba sonando. Había un reloj digital en la mesa al lado del teléfono. Echó un vistazo a sus números rojos.

"Dios mío", susurró. Había estado dormido tal vez durante una media hora.

La voz de su esposa Rebecca, entre dormida: "No respondas".

Un mechón de su pelo rubio asomaba por debajo de las mantas. Una suave luz azul de una luz de noche en el baño se filtraba en la habitación.

Tomó el teléfono.

"Luke", dijo una voz. La voz era profunda y áspera, con un mínimo indicio de acento sureño. Luke conocía la voz demasiado bien. Era Don Morris, su antiguo jefe en el Equipo de Respuesta Especial.

Luke se pasó una mano por el pelo. "¿Sí?".

"¿Te desperté?", dijo Don.

"¿Qué te parece?".

"No te habría llamado a tu casa. Pero tu teléfono celular estaba apagado".

Luke refunfuñó. "Es porque lo apagué".

"Tenemos problemas, Luke. Te necesito en esto".

"Dime", dijo Luke.

Escuchó a medida que la voz hablaba. Pronto, tuvo esa sensación que solía tener; la sensación de que su estómago estaba en un ascensor descendiendo rápidamente cincuenta pisos. Tal vez por eso había renunciado al trabajo: no por la gran cantidad de escapadas por un pelo, no porque su hijo estaba creciendo tan rápidamente, sino porque no le gustaba esa sensación en el estómago.

El saber era lo que lo enfermaba. Sabía demasiado. Pensó en los millones de personas por ahí, viviendo sus vidas felices, felizmente ignorantes de lo que estaba pasando. Luke les envidiaba su ignorancia.

"¿Cuándo sucedió?", dijo.

"No sabemos nada todavía. Hace una hora, tal vez dos. El hospital se dio cuenta de la violación de seguridad hace unos quince minutos. Tienen empleados con paradero desconocido por lo que, por ahora, parece un trabajo interno. Eso podría cambiar a medida que entre mejor información. La policía de Nueva York se ha vuelto loca, por razones obvias. Llamaron a dos mil policías adicionales y, para mí, no va a ser suficiente. La mayoría de ellos ni siquiera llegará hasta el cambio de turno".

"¿Quién llamó a policía?", dijo Luke.

"El hospital".

"¿Quién nos llamó a nosotros?".

"El Jefe de la Policía".

"¿Llamó a alguien más?".

"No. Sólo a nosotros".

Luke asintió.

"Okey, bien. Vamos a mantenerlo de esa manera. Los policías tienen que sellar la escena del crimen y asegurarla. Pero tienen que mantenerse fuera del perímetro. No quiero que la pisen. También tienen que mantener esto lejos de los medios de comunicación. Si los periódicos se enteran, va a ser un circo".

"Hecho y hecho".

Luke suspiró. "Supongamos que haya una ventaja inicial de dos horas. Eso es malo. Están mucho más adelante que nosotros. Podrían estar en cualquier lugar".

"Lo sé. La policía está vigilando los puentes, los túneles, los subterráneos, los trenes a los suburbios. Están viendo los datos de peaje de autopistas, pero es una aguja en un pajar. Nadie tiene el personal para hacer frente a esto".

"¿Cuándo vas para allá?", dijo Luke.

Don no lo dudó. "Ahora. Y vas a venir conmigo".

Luke miró el reloj de nuevo. 1:23.

"Puedo estar en la plataforma de helicóptero en media hora".

"Ya he enviado un coche", dijo Don. "El conductor acababa de llegar. Va a estar en tu casa en diez minutos".

Luke colocó el teléfono en su soporte.

Rebecca estaba medio dormida, con la cabeza apoyada en un codo, mirándolo. Su cabello era largo y caía hacia sus hombros. Sus ojos eran azules, enmarcados en pestañas gruesas. Su bonita cara era más delgada que cuando se conocieron en la universidad. Los años transcurridos habían afinado su cara a fuerza de problemas y preocupación.

Luke se lamentaba por eso. Lo enfurecía pensar que el trabajo que tenía le había causado dolor alguna vez. Esa era otra razón por la que había dejado el trabajo.

Se acordó de cómo era cuando eran jóvenes, siempre riendo, siempre sonriente. En aquel entonces era despreocupada. Hacía mucho tiempo desde que había visto esa parte de ella. Pensó que quizás este tiempo lejos del trabajo la haría regresar a cómo era antes, pero el progreso era lento. Había destellos de la verdadera Becca, sí, pero eran fugaces.

Se dio cuenta de que ella no confiaba en la situación. No confiaba en él. Ella estaba esperando esa llamada telefónica a mitad de la noche, la que él tendría que responder. En la que iba a colgar el teléfono, levantarse de la cama y salir de la casa.

Habían tenido una buena noche esta noche. Durante unas horas, había sido casi como en los viejos tiempos.

Ahora esto.

"Luke…", comenzó. Su ceño fruncido no era amable. Le decía que iba a ser una conversación difícil.

Luke se levantó de la cama y se movió rápido, en parte porque las circunstancias lo exigían, en parte porque quería salir de la casa antes que Becca organizara sus pensamientos. Se metió en el baño, se echó agua en la cara y se miró al espejo. Se sentía despierto pero sus ojos estaban cansados. Su cuerpo parecía enjuto y fuerte. Una cosa que tanto tiempo libre había significado era que iba al gimnasio cuatro veces por semana. Treinta y nueve años, pensó. Nada mal.

En el interior del vestidor, sacó una larga caja de seguridad de acero del fondo de un estante alto. De memoria, pulsó la combinación de diez dígitos. Se abrió la tapa. Sacó su Glock de nueve milímetros y la enfundó en una pistolera de cuero. Se agachó y sujetó una pequeña pistola calibre .25 a la pantorrilla derecha. Sujetó una hoja plegable serrada de cinco pulgadas a la pantorrilla izquierda. El mango hacía las veces de nudillera.

"Pensé que ya no ibas a tener más armas en la casa".

Levantó la vista y por supuesto Becca estaba allí, mirándolo. Llevaba una bata de baño apretada al cuerpo. Llevaba el pelo recogido hacia atrás. Tenía los brazos cruzados. Su rostro estaba fruncido y sus ojos alertas. La mujer sensual de más temprano esa misma noche quedó lejos. Muy lejos.

Luke sacudió la cabeza. "Nunca dije eso".

Se puso de pie y empezó a vestirse. Se puso los pantalones cargo negros y tiró un par de tambores adicionales para la Glock en los bolsillos. Se puso una camisa de vestir apretada y aseguró la Glock sobre ella. Deslizó las botas con punta de acero en sus pies. Cerró la caja para armas y la empujó de nuevo a la parte superior del armario.

"¿Qué pasa si Gunner encuentra esa caja?".

"Está en lo alto, donde no puede verla y no puede alcanzarla. Incluso si de alguna manera consiguiera bajarla, está cerrada con una cerradura digital. Sólo yo sé que la combinación".

Un bolso con dos días de mudas de ropa colgaba del perchero. Lo agarró. Un pequeño bolso sobre uno de los estantes estaba lleno de artículos de tocador de tamaño de viaje, gafas de lectura, un puñado de barras energéticas, y media docena de píldoras Dexedrine. Agarró eso también.

"Siempre listo, ¿verdad, Luke? Tienes tu caja con tus armas y tus bolsos con tu ropa y tus medicamentos y estás más que listo para irte en cualquier momento, siempre que tu país te necesite. ¿Estoy en lo cierto?".

Él respiró hondo.

"No sé lo que quieres que diga".

"¿Por qué no dices: He decidido no ir. He decidido que mi esposa y mi hijo son más importantes que un trabajo. Quiero que mi hijo tenga un padre. No quiero que mi esposa se siente durante noches completas, preguntándose si estoy vivo o muerto, o si alguna vez voy a volver? ¿Podrías hacer eso, por favor?".

En momentos como estos, sentía una distancia cada vez mayor entre ellos. Casi podía verla. Becca era una figura diminuta en un vasto desierto, desvaneciéndose en el horizonte. Quería traerla de vuelta hacia él. Quería desesperadamente, pero no sabía cómo hacerlo. El trabajo lo necesitaba.

"¿Se va de nuevo papá?".

Los dos se pusieron colorados. Allí estaba Gunner en la parte superior de los tres escalones que llevaban a su habitación. Por un segundo, el aliento de Luke quedó atrapado en su garganta cuando lo vio. Se parecía a Christopher Robin de los libros de Winnie the Pooh. Tenía sus mechones rubios arremolinados. Llevaba pantalones de pijama azules cubiertos con lunas y estrellas amarillas. Llevaba una camiseta de Walking Dead.

"Ven aquí, monstruo".

Luke puso los bolsos en el suelo, se acercó y alzó a su hijo. El niño se aferró a su cuello.

"Tú eres el monstruo, papá. Yo no".

"Bueno. Yo soy el monstruo".

"¿A dónde vas?".

"Tengo que irme por trabajo. Tal vez un día, tal vez dos. Pero voy a volver tan pronto como pueda".

"¿Mamá te va a dejar como dijo?".

Luke extendió sus brazos sosteniendo a Gunner. El niño se estaba haciendo grande y Luke se dio cuenta de que un día no muy lejano ya no sería capaz de sostenerlo así. Pero todavía ese día no había llegado.

"Escúchame. Mamá no me va a dejar y todos vamos a estar juntos por mucho, mucho tiempo. ¿Sí?".

"Está bien, papá".

El niño desapareció por las escaleras hacia su habitación.

Cuando se había ido, se miraron el uno al otro. La distancia parecía más pequeña ahora. Gunner era el puente entre ellos.

"Luke…"

Él levantó las manos. "Antes de que hables, quiero decir algo. Te amo y amo a Gunner más que a nada en este mundo. Quiero estar con los dos, todos los días, ahora y siempre. No me estoy yendo porque me da la gana. No me da la gana. Lo odio. Pero esta llamada… está en juego la vida de las personas. En todos los años que he estado haciendo esto, en todas las veces que me he ido a mitad de la noche como ahora, la situación fue una amenaza Nivel Dos exactamente dos veces. La mayoría de las veces, era Nivel Tres".

La cara de Becca se suavizó una mínima pizca.

"¿Qué nivel de amenaza es esto?", preguntó.

"Nivel Uno".

Установите
приложение, чтобы
продолжить читать
эту книгу
255 000 книг 
и 49 000 аудиокниг
5